Make your own free website on Tripod.com

 

“El Yo Negativo”

por Steve Andreas

 

Cuando la gente habla de un “auto-concepto negativo” lo que usualmente quieren decir es que alguien tiene un auto-concepto que es valorado negativamente. Un ejemplo sería si alguien dice “yo soy torpe”, ya que la gente rara vez valora la torpeza. Sin embargo, aun si la persona no le da importancia a ser torpe, “torpe” es un nombre para un conjunto de conductas que pueden ser representadas positivamente, sin ninguna negación. Esto es, yo puedo hacer imágenes de lo que significa ser torpe: imágenes de mi dando traspiés, o derramando cosas, rompiéndolas, etc.

En este seminario yo quiero explorar un tipo muy diferente de auto-concepto, en el cual la representación de auto-concepto es negada. Con bastante frecuencia usted oye a la gente decir “Yo no soy la clase de persona que╔” o “Yo no soy╔” más que “Yo soy╔”. Si usted se dice a si mismo “Yo no soy cruel” esta frase elicita un conjunto muy diferente de representaciones, que si usted se dice a si mismo “Yo soy bondadoso”. Me puedo imaginar a algunos lectores diciendo “Bueno, ‘no ser cruel’ significa lo mismo que ‘bondadoso’ “. Pero mientras esas dos frases podrían significar lo mismo, las experiencias subyacentes a ellas son usualmente muy diferentes, y las consecuencias de usar una en lugar de la otra pueden ser profundas y llegar lejos.

“El Yo Negativo” (valorado negativamente)

Quiero que piense en algo que usted no es, en alguna cualidad que no le gusta. A mi me gusta usar bondad y crueldad como ejemplo, porque me gustaría que hubiera más bondad en el mundo, pero usted puede utilizar cualquier otra cualidad o atributo, si prefiere. Si usted se dice a si mismo “Yo no soy cruel” ¿Cómo lo sabe? ¿Cómo se representa usted eso internamente? Tómese unos minutos para que experimente lo que es definir, en usted mismo, una cualidad expresada en términos de lo que usted no es. Podría ser útil tener la experiencia de hacer el contraste al definir la misma cualidad positiva y negativamente. ¿Cuál es la diferencia entre su experiencia de “Yo no soy cruel” comparada con “Yo soy bondadoso”? En un artículo previo de Anchor Point (“Building Self-Concept”, Julio, 2001), yo señalé la diferencia entre lo que llamo una representación sumaria que sirve como “referencia rápida” para una cualidad o auto-concepto, y la más extensiva base de datos de ejemplos, que proporcionan los fundamentos de la evidencia para esa cualidad. ¿Cuál es su base de datos para “no cruel” y qué impacto piensa usted que esta base de datos tendrá en su conducta?╔

Ahora me gustaría reunir varios ejemplos de cómo usted experimenta una cualidad definida negativamente y valorada negativamente. Debido a la dificultad para hablar acerca de negaciones, es útil usar un poquito de contenido. Para preservarles su privacidad, yo sugiero que cualquier cualidad que no les guste, y que usen para la experiencia, la identifiquen con la palabra “cruel” como una especie de palabra código.

Fred: Yo veo la palabra “cruel” mucho más resaltada y clara que la palabra “bondad”. La base de datos de cruel es lo que usted esperaría: muchos ejemplos de gente siendo despreciable y disfrutando del sufrimiento de alguien. No me gusta ver todas esas imágenes, y quiero empujarlas lejos de mi.

Rene: Yo veo imágenes de otras personas siendo crueles, pero me mantengo disociada. Yo usualmente entro en mis imágenes, porque aun si yo no quiero realmente hacer algo, quiero tener la sensación de lo que sería. Así que comienzo a entrar y entonces una voz dice “No”, y me vuelvo a alejar.

Lois: Yo hago igual que Rene, pero cuando entro, me siento asustada y entonces pienso: “Bueno, si yo no soy eso, ¿qué soy?”

Al: Yo veo figuras indistintas, casi rígidas y delgadas de alguien siendo cruel, y entonces tengo la sensación de retroceder, acurrucarme, queriendo defenderme.

Steve: Excelente. Todas esas descripciones son muy similares, aunque cada uno de ustedes habrá notado algunos aspectos diferentes de la experiencia. Las palabras son cosas torpes, y a menudo la gente encuentra maneras creativas de entenderlas. ¿Alguno de ustedes hizo algo diferente?

Ann: Yo hice imágenes de varias veces en las cuales puede haber sido cruel, pero no lo fui.

Bill: Yo acomodo palabras que aparecen al azar en mi mente y hago imágenes de todas las cosas que no encajan con la definición de ser cruel, ¡lo cual es un montón de cosas diferentes! Mi mente se congestiona bastante con todo ese material.

Steve: Si, mucha gente piensa en categorías digitales “si o no”, ignorando por completo el hecho de que hay un grupo grande de cosas o eventos en el mundo que no son ni bondadosos ni crueles: la alfombra en este piso, por ejemplo. Cada uno de ustedes hizo algo un poco diferente, pero ambos vieron contraejemplos de lo que es ser cruel. Ustedes hicieron algo que es diferente de lo que mucha gente hace, y en este caso es una muy buena elección, por razones que se harán claras a medido que exploremos esto más adelante. Sin embargo, justo ahora yo quiero que hagan imágenes de ser cruel y entonces las nieguen en alguna forma, con el fin de tener una experiencia de lo que es hacerlo.

A continuación quiero que lleven esto al extremo. ¿Cómo sería su vida si no una de sus cualidades sino todas, fueran definidas como negativas? Tómense un minuto o dos para que tengan la experiencia de imaginar que cualquier cosa que piensen sobre ustedes, sea en términos de lo que no son. Todas sus cualidades son experimentadas en esta forma. ¿Cómo es eso?

Alice: Estoy muy consciente de ver a mi alrededor todas esas cosas que no me gustan, y estoy empujándolas hacia atrás. Toda mi atención está dirigida a todo ese material a mi alrededor.

Steve: Si, es definitivamente una experiencia de alejarse de la incomodidad, sin ninguna posibilidad de ir hacia ninguna lado. Sin opciones positivas hacia donde ir, usted naturalmente se siente limitada y bloqueada. Mucha gente que viene a terapia hace mucho de lo mismo, al menos con una situación problema. Ellos están tan enfocados con lo que no quieren, que no les deja poner atención a lo que quieren.

Sam: Está muy obscuro; me siento muy solo y asustado, separado y debilitado, envuelto por todas esas cosas que no me gustan.

Lois: Yo no puedo ver ninguna distinción. Tengo esta sensación de vacío en mi estómago y pecho, de no saber quién soy, solamente de quién no soy.

Steve: Si, enfocando la negación, no hay manera de pensar en lo que usted es y no hay criterios positivos para hacer distinciones. Usted puede aun tomar esta negación un paso más allá y decir “yo no soy la clase de persona que╔”. La frase “clase de persona” describe una categoría de personas, la cual se disocia aun más de la conducta negada. Alguien podría decir también “Yo no soy deshonesto”. Desde que “deshonesto” es también una negación, ¡se está negando la negación! Puede haber algunas consecuencias interesantes y útiles en estas variantes, pero el punto principal es que la persona se está definiendo a si misma mediante una negación y eso no le deja nada positivo con qué identificarse.

Esto sucedió en los Estados Unidos a escala nacional durante la guerra fría. Nuestro gobierno llegó a enfocarse tanto en anticomunismo, que nos aliamos con muchos gobiernos muy corruptos, tiránicos y antidemocráticos, en la medida que fueran “anticomunistas”. No nos dimos cuenta de lo que eran, porque estábamos interesados solo en lo que no eran y teníamos sólo un criterio negativo para definirlos. Los tipos de imágenes que hacemos con respecto a nosotros mismos tenderán a generar las conductas que están en las imágenes, exactamente igual que un acompasamiento futuro. ¿Qué tipos de conductas serían generadas por esas imágenes y las respuestas a ellas?

Alice: Yo tengo la tendencia a sentir como que si estuviera haciendo todo lo que está en esas imágenes y entonces evito hacerlas. Siento como que soy todas esas cosas desagradables, pero al mismo tiempo no quisiera pensar en eso.

Rich: Yo siento un vacío desagradable por dentro, ya que no se quién soy, y estoy preocupado por lo que otros piensen de mi, como una manera de tener alguna idea de quién soy.

Steve: Otra manera de describir esto es que una representación del “yo negativo” funciona en gran medida de la misma manera que un comando negativo. ¿Recuerdan los comandos negativos? “No pienses en conejos morados. Especialmente que no estén bailando. Y ciertamente que no estén dando volteretas”. Cualquier cosa expresada en negativo nos hace pensar exactamente en lo que no queremos pensar. Pensar en usted mismo como “no cruel” tiene como resultado que usted piense en lo que es ser cruel. Un ejemplo muy sencillo lo encontramos en los avisos de “no gire a la derecha” que muestran una flecha doblada y superpuestos a ella el círculo y la diagonal. Primero la mente se hace una representación de lo que es cruzar a la derecha y entonces usted lo tiene que negar y hacer algo.

Desde que el inconsciente no responde a la negación, identificará lo que es negado, mientras que la mente inconsciente identificará lo opuesto, creando un conflicto entre los aspectos conscientes e inconscientes del auto-concepto.

Conscientemente alguien podría sentirse bien acerca de pensar sobre si mismo como “no cruel”, mientras inconscientemente se identificará con ser cruel. Esta sola disparidad tendrá muchas consecuencias. Una de ellas es que cuando el lado inconsciente es expresado, la mente consciente de la persona lo ignorará y, si alguien lo comenta, esto será completamente desconcertante e incomprensible para la persona y probablemente interpretará el comentario como malicioso e infundado.

Fred: Yo tiendo a notar la crueldad y todas esas otra cosas, en todas partes. Las vería a mi alrededor y probablemente me perdería todo lo positivo. También me sentiría superior a todas aquellas personas que me rodean, que están haciendo esas cosas malas.

Steve: Si, hay una comparación implícita entre yo y los demás. Otras personas hacen esas cosas terribles, y yo no, de manera que me puedo sentir superior a ellos. Y esa comparación y superioridad también resultará en que me sienta muy solo, separado y diferente de ellos. Si usted vivió su vida entera de esta manera, ¿Cómo lo llamaría un psiquiatra?

Fred: “Paranoide” es la palabra que se me viene a la mente. Imaginando y notando cosas malas alrededor de uno, sintiéndose atemorizado y vigilante, con ideas de autoimportancia y superioridad, sintiéndose solo y amenazado y peleando.

Steve: Si, exactamente. Paranoia es el extremo de un proceso que casi todo el mundo realiza en alguna medida, y que ha sido descrito por más de cien años como “proyección”. Yo “proyecto” mis pensamientos desagradables al mundo y los veo alrededor de mi, más que en mi mismo. Pero aunque la proyección fue descrita en algún detalle hace tiempo, nadie ha propuesto nunca un mecanismo de cómo realmente funciona, o cómo cambiarlo. Siempre ha sido, sencillamente, “Esto es lo que sucede y todo el mundo hace al menos un poquito, y los paranoides hacen mucho y por eso es que lo reconocemos”. Los paranoides son usualmente conocidos como personas que están muy molestas consigo mismas, que reprimen esa molestia, que tiene que ser expresada como una retaliación contra sus perseguidores, pero yo no estoy seguro de que esto sea verdad. Yo creo que esto podría ser simplemente el resultado de una autodefinición representada como negación y la paranoia es la consecuencia natural.

Cuando yo estudiaba secundaria y vivía en una finca, en una pequeña comunidad, conocí a un hombre verdaderamente gentil y agradable, con una formación cuáquera, que se preocupaba mucho por la gente. El reparaba automóviles, pero encontraba muy difícil venderlos. Cuando alguien llegaba y se interesaba en un automóvil, él les preguntaba qué uso le iba a dar. Entonces le decía “Usted no quiere este automóvil” y le decía el tipo de vehículo que le serviría mejor. Han pasado cincuenta años y todavía puedo ver su rostro claramente y escuchar su voz. Cuando hablaba acerca de él mismo, casi siempre decía “Yo no soy la clase de persona que╔” Cuando lo vi por última vez hace unos quince años, había caído en una paranoia completa. El sabía que el FBI, la CIA y la Mafia estaban todos persiguiéndolo. La Paranoia es realmente un final cruel y yo creo que atrapa a mucha gente agradable y gentil.

Aquí está otro ejemplo, no tan extremo, aunque orientado en la misma dirección. Recientemente yo estaba llevando a un grupo de cuatro alumnos de 9º grado a un paseo por el campo. Dos de ellos pertenecían al grupo de los “simpáticos” y casi no pararon de hablar durante la hora que duró el viaje. Una buena parte de su conversación era reactuar partes de programas de TV y películas y algunas eran sobre el viaje al campo y otros eventos. Gradualmente me di cuenta de que lo que era común a todos sus comentarios era su actitud de desprecio, de ridiculizar y de disgusto. Toda su conversación giraba alrededor de lo que ellos no eran, y su risa expresaba su superioridad con respecto lo que ellos despreciaban. En resumen, ellos se consideraban a si mismos “simpáticos” o “agradables” porque despreciaban o se burlaban de casi cualquier cosa. No había nada en sus afirmaciones acerca de lo que ellos eran, solo acerca de lo que no eran. Eso había logrado el resultado de que se sintieran vacíos internamente y ser del grupo de los “simpáticos” es un refugio que proporciona al menos un pedacito de identidad en conexión con los demás.

Descubrir la proyección subyacente al proceso fue un resultado completamente inesperado de modelar cómo funciona nuestro auto-concepto. Saber cómo este proceso funciona señala el camino hacia cómo modificarlo. La proyección comienza con esas imágenes negativas de lo que yo no soy, y el resto es nuestra respuesta natural a esas imágenes negadas. Ahora que ustedes tienen una comprensión de este proceso, están sensibilizados y comenzarán a notarlo en lo que otros dicen y hacen. Asumiendo que las imágenes negadas causan proyección, ¿Qué vía tomaría para lograr cambios, con el objetivo de que alguien proyectara menos?

Sally: Bien, eso suena demasiado fácil, pero ¿no se podría simplemente pedirle a alguien que haga imágenes positivas de lo que ha estado negando? “OK, usted no es cruel. ¿Qué es usted?” Esto llevaría a la persona a hacer imágenes positivas de ser bondadosa o de cualquiera que sea la cualidad positiva.

Steve: Exactamente. Cuando usted cambia una representación negada, a un ejemplo positivo, está cambiando solo la representación, no el significado, de manera que es muy fácil hacerlo.

“Dígame una forma en la cual usted no es cruel”.

“Yo no torturo gatos”.

“Excelente. ¿Qué le hace usted a los gatos?”

“Los cuido y los alimento”

“Excelente. Haga una imagen de alimentarlos y cuidarlos y colóquela en el lugar donde está la imagen de no torturarlos”.

El auto-concepto es un sistema alimentado hacia delante, que está orientado hacia resultados futuros, de tal manera que todo el criterio positivo de lo que ha sido llamado un “objetivo bien formado”, aplica. “¿Qué es exactamente lo que usted quiere? ¿Dónde, cuando y con quién lo quiere?”, etc. Usted primero cambia la etiqueta de “referencia rápida” para la base de datos de “no cruel” a “bondadoso” y entonces los lleva a través de toda la base de datos y cambia cada una de las representaciones a estados positivos de bondad. Esto puede parecer algo tedioso, pero en realidad funciona muy rápido, especialmente si usted agrupa ejemplos similares. Y usualmente la mente inconsciente de la persona capta la idea bastante rápido y hace el resto por su cuenta.

Por supuesto que este proceso es mucho más difícil si alguien ha progresado hasta una total paranoia, debido a que usted sería parte de las amenazas que lo rodean y así el no puede confiar en usted. De manera que si le sugiere cambiar representaciones negadas a positivas, esa persona probablemente pensará que es parte del complot contra ella y se negará a hacerlo.

Dan: ¿Qué sucedería si usted le dice con gran detalle qué es lo que no debe hacer? Por ejemplo: “No cambies ninguna de las imágenes de lo que no eres en imágenes de lo que eres”. Me parece a mi que si usted no es confiable y le dice a él que no haga algo, eso podría ser tomado como una buena indicación de que debería hacerlo.

Steve: Eso podría funcionar, pero yo creo que usted podría tener que construir algo racional para hacerlo, que acompasara sus sistema de creencias. Quizás algo, mencionado en forma casual, de paso, acerca del gran peligro de crear imágenes negativas, debido a que tenderán a cegarlo de lo que realmente está sucediendo alrededor y por supuesto eso lo hará vulnerable a la gente que lo quiere herir.

Otra manera de abordarlo es acompasar la desconfianza diciendo “No me creas”. Esto paradójicamente lo hace a usted al menos algo confiable, porque usted está manifestando su acuerdo con el sistema de creencias de la otra persona. “Yo que usted cuidadosamente haga un escrutinio de cada cosa que yo diga y haga, para que esté seguro de que no hay nada dañino”. Esto simplemente acompasa lo que la persona va a hacer de todos modos, mientras que presupone que “no hay nada dañino”. Entonces usted puede continuar diciendo algo como “Aun si yo estoy actuando con la mejor de las intenciones, yo podría hacer algo que te hiriera, sin quererlo”.

Esta afirmación puede parecer muy inocua, pero introduce la presuposición de dos distinciones muy importantes y estrechamente relacionadas: Una es la diferencia entre intención y accidente. Un paranoide toma un daño percibido como prueba de malas intenciones, de manera que la posibilidad de un daño resultante de buenas intenciones, o de un daño accidental completamente separado de cualquier intención, introduce dos posibles contraejemplos a su sistema de creencias, en una sola frase.

Al igual que muy pocas personas entienden las consecuencias de los comandos negativos, mucha gente no tiene idea de lo importante que es tener representaciones positivas de sus cualidades (aun si no les gustan) más que negaciones. Ellos no se dan cuenta de cómo un auto-concepto que sea definido negativamente los puede meter en serios problemas. Hay una amplia cantidad de gente que se puede beneficiar de aprender cómo pensar sobre ellos sin negaciones, simplemente cambiando sus representaciones negativas a positivas, y esto es un cambio que es muy fácil de lograr, una vez que usted sepa qué hacer.

“El Yo Negativo” (valorado positivamente)

Hemos estado explorando la experiencia de no ser algo que usted no valora. Ahora exploremos la otra posibilidad, de pensar sobre usted mismo en términos de no ser algo que usted valora. De nuevo piense en algo que usted no es, pero esta vez hágalo con algo que usted valora. “Yo no soy tenaz”, “Yo no soy gracioso”, “Yo no soy paciente”, o cualquier otra cualidad que usted valore. Tómese un par de minutos para explorar cómo representa usted esto, y cómo es esa experiencia.

Amy: Yo veo un montón de imágenes de cualidades que me gustaría tener y puedo irme metiendo en ellas para sentir lo que sería tenerlas, pero la sensación es solo parcial, y se que no estoy allí todavía.

Steve: “No estás allí todavía”. De manera que esta es una cualidad que tu aspiras o esperas tener en el futuro. ¿Cuál es tu respuesta a esas imágenes y la sensación que obtienes de ellas?

Amy: Me atraen hacia ellas, es motivante. Pienso mucho al respecto.

Steve: Suena como que usted podría tener ejemplos de esa cualidad, acompasados a futuro, pero no tiene ejemplos del presente o el pasado.

Amy: Si, yo creo que es como que supiera que no las he tenido todavía.

Sam: Yo pensé acerca de una cualidad que tengo, pero la quiero tener más fuerte, y se que no tengo esa fuerza adicional todavía. Como Amy, me siento atraído hacia delante y eso me gusta.

Steve: Si, los ejemplos de algo que usted espera tener en el futuro son bastante directos y útiles; ya que establecen una meta que es positivamente motivante. Cada uno de nosotros hizo una gran trabajo con esto cuando estábamos creciendo y desarrollando nuestras habilidades y aprendizajes. Sin embargo, pensar en una cualidad que usted no tiene y no espera tener en el futuro es bastante diferente. ¿Alguien tiene una experiencia de esto?

Sue: Si, yo veo a otros con la cualidad que yo no tengo. Me siento vulnerable debido a que no la tengo. Siento envidia y me siento diferente e inferior en relación a ellos.

Steve: Ahora le quiero pedir a todos que hagan lo que Sue hizo, y que lleven este proceso al extremo. Imaginen que todo su enfoque estuviera en cualidades valoradas que ustedes no tienen, y que ustedes esperan que nunca tendrán. Tómense un par de minutos para que tengan la experiencia╔

Alice: Yo me siento como una marciana. No me gusta que todo el mundo tenga esas maravillosas cualidades que yo no tengo. Me siento realmente inferior a todo el mundo y no me gusta que ellos sean diferentes a mi.

Dan: Yo siento un vacío por dentro, debido a que todo lo que yo noto es lo que no soy, y no tengo ningún sentido de quién soy. También siento una gran distancia, y el mundo “injusto” viene a mi mente.

Steve: Si, pensar en usted mismo, como que no tiene esas cualidades, implica pensar que otros las tienen, y de esta manera hay una comparación implícita que nota las diferencias entre usted y otros. Uno de mis criterios para un auto-concepto efectivo, es no tener comparaciones sino tener solo representaciones positivas de las cualidades propias. Otro criterio es que un auto-concepto útil une a la gente y no separa en arriba y abajo, superior e inferior, etc.

Cuando nos comparamos con otros, usualmente pensamos en solo una cualidad a la vez. Nosotros usualmente no pensamos en todas las otras diferencias entre nosotros. Cuando nos comparamos con otros, siempre podemos encontrar quienes son mejores o peores, dependiendo de qué elegimos comparar. Esta comparación hace nuestro auto-concepto dependiente de otros, en lugar de ser algo interno e independiente. Compararnos con otros también dirige nuestra atención lejos de las cualidades que valoramos en nosotros, y probablemente resultará en un juicio sobre nuestras limitaciones, sentimientos negativos y otras consecuencias inútiles.

Steve: Sue y Dan ¿Cómo sería si ustedes creyeran que tendrán esas cualidades algún día?

Dan: Yo siento una liberación placentera, como un flujo de energía y atención que fluye hacia fuera que yo pienso ahora que lo podría lograr.

Sue: A mi nunca se me ocurrió que yo podría tener eso.

Steve: Bien, te está sucediendo ahora. Juega el “como si”. ¿Cómo sería si tu piensas acerca de que podrías tener esa cualidad algún día?

Sue: Pensar acerca de tener esa cualidad algún día, me luce a mi un poco fuera de la realidad, pero comienzo a preguntarme cómo sería tenerlo y cómo podría suceder, de manera que me siento mejor acerca de no tenerla. Estoy más interesada en cómo esas otras personas lo tienen, en lugar de sentirme mal por no tenerlo.

Steve: Nuestras expectativas sobre el futuro hacen una inmensa diferencia en cuanto a cómo respondemos a la experiencia de no tener una cualidad. Si usted espera tener una cualidad en el futuro, eso puede proporcionarle la maravillosa experiencia de ser motivado a desarrollarla. Ver a alguien que expresa una cualidad valorada puede ser un recurso enriquecido para encontrar qué tanto es posible para usted y también para encontrar cómo puede tenerlo.

Sin embargo, si usted no espera tener algo en el futuro, el resultado será insatisfacción, envidia, sentirse inferior a otros, etc. Así que si alguien está pensando acerca de una cualidad valiosa que no espera tener en el futuro, y usted trabaja con esa persona para cambiar esa expectativa negativa, puede lograr una gran diferencia para ella. La persona puede ir de la envidia, la inferioridad y la infelicidad, a una entusiasta motivación.

¿Qué experiencias y creencias subyacen a sus expectativas de no tener la cualidad en el futuro?. ¿Cuál es la evidencia que soporta esas creencias, y qué evidencias hay de la creencia opuesta, de que pueden adquirir esa cualidad en algún momento en el futuro? ¿Cuándo experimentaron, aunque sea en pequeño grado esa cualidad, quizás en una situación poco usual, o quizás hace mucho tiempo, o en un sueño?

Fred: Pero en cierta etapa de la vida, algunas cosas podrían no ser posibles para una persona, especialmente cuando hay limitaciones físicas.

Steve: Bien, todos tenemos siempre limitaciones físicas. Recuerden que estamos trabajando con cualidades personales. Una cualidad afecta lo que hacemos, pero principalmente afecta la manera en que hacemos algo. Aun si hay limitaciones mayores en lo que podemos hacer, siempre tenemos algún rango de elección en cómo hacemos lo que hacemos. Una cualidad física como gracia puede ser expresada en el salto con garrocha o cuando le ofrecemos a alguien una rebanada de pan, y esto es verdad para la mayoría de las cualidades.

Las representaciones negadas de cualidades valoradas pueden ser muy útiles y valiosas como motivadoras, en la medida que pensemos que es posible desarrollar esa cualidad en algún momento en el futuro. Pero si realmente no creemos que podemos lograr algo, es mejor que sencillamente enfoquemos nuestra atención hacia las cualidades valoradas que tenemos, y hacia admirar y sentir complacencia por las cualidades únicas y excepcionales que otros tienen, sin comparaciones ni representaciones negadas.

Este artículo es una adaptación de un libro por aparecer, Recreating Yourself: becoming who you want to be, planificado para ser publicado en la primavera de 2002 (Real People Press). (Nota del traductor: En este momento, ya el libro está a la venta, por supuesto, en inglés. Los interesados pueden visitar www.RealPeoplePress.com o www.Amazon.com).

Steve Andreas ha estado aprendiendo, entrenado, investigando y desarrollando métodos de PNL durante los últimos 24 años. El es autor de Virginia Satir: The Patterns of Her Magic y de una antología, Is There Life Before Death, y es co-autor (con su esposa, Connirae) de Corazón de la Mente y de Cambia tu Mente para Cambiar tu Vida, y editor o co-editor de cuatro de los más conocidos libros de Bandler y Grinder. Steveandreas.com email: andreas@qwest.net