Make your own free website on Tripod.com

 

Curando las metáforas personificadas: estados de identidad

Por: Donna Weber

 

Hay diferentes maneras de pensar acerca de identidad. Identidad puede ser descrita como los roles que asumimos en diferentes contextos o como una más profunda y más esencial identidad. Los roles que asumimos pueden depender de nuestro trabajo, de nuestra familia, o de nuestra posición en la comunidad. Pero, la identidad, en su núcleo, está más relacionada con cómo creamos significado en la vida. Cuando la gente piensa acerca de su identidad esencial, hacen preguntas como esta: ¿Por qué estoy yo aquí? O ¿Cuál es mi propósito? Otra manera de pensar acerca de la identidad es considerar que identidad puede ser una colección de estados que crean el sentido subjetivo del ser. Aprendemos esos estados subjetivos de identidad en el tiempo y a menudo son aprendidos a temprana edad, cuando no tenemos mucha experiencia en el mundo. Este sentido subjetivo del ser describe la manera en que interactuamos con nosotros mismos.

Nuestro sentido subjetivo del ser actúa como un filtro para la información que está entrando a nosotros, y esos estados por lo general están fuera de nuestra conciencia. Si esos estados son predominantemente negativos, entonces el individuo tiene un filtro negativo para la información, especialmente acerca de si mismo. Si los estados de identidad son predominantemente positivos, entonces el individuo es usualmente elástico para enfrentar los problemas. Si los estados están mezclados, entonces el individuo puede experimentar incongruencia y dificultad para saber como sentirse acerca de él mismo y del mundo. También esos estados pueden estar en conflicto con el yo central (el núcleo) de su identidad. Esos conflictos pueden crear problemas para el individuo, tales como una inhabilidad para seguir adelante en la vida o para sentir que merece algo.

Una manera de acceder a esos estados es a través de etiquetas de autoreferencia y etiquetas de otras personas. Esas etiquetas incluyen pronombres personales, nombres, sobrenombres, etc. Las autoetiquetas también pueden incluir la manera en que las personas se designan a si mismas en su diálogo interno. Adicionalmente, la gente tiene una identidad espiritual que puede ser alcanzada a través de términos como ser superior, alma, esencia o espíritu.

La estructura de esos estados de identidad incluye dos ubicaciones físicas conectadas al cuerpo, las cuales pueden estar dentro o fuera del mismo. Una es la ubicación de la metáfora personificada asociada con la etiqueta de referencia personal. Esta es la metáfora que mantiene la estructura del estado de identidad en su lugar. En adición a la ubicación de la metáfora personificada, cada estado de identidad tiene un estado de influencia. El área de influencia puede ser el cuerpo entero o un subconjunto, tal como la cabeza. Por ejemplo, la metáfora personificada puede ser una luz azul en la cabeza y el área de influencia puede ser solo la mente o los procesos de pensamiento. Junto con los aspectos físicos hay aspectos emocionales y cognitivos. Los aspectos emocionales y el área de influencia proporcionan información acerca de cómo esos estados de identidad influyen en la vida del individuo.

Una anciana señora con la cual trabajé tenía numeroso problemas médicos serios aunque extrañamente parecía no preocuparse por su salud. Cuando elicité sus estados de identidad, todos estaban localizados en su cabeza y ninguno tenía un área de influencia que incluyera su cuerpo. Me dijo que su mente era lo único importante para ella y que su cuerpo era sólo para llevar su cabeza. Su preocupación era que pudiera perder su habilidad para pensar. Otro individuo tenía un sentido subjetivo de “tu” disociado. Para otros, este individuo a menudo parecía que nunca se quejaba y tenía dificultad para ser motivado a seguir instrucciones si eran dadas verbalmente. Las personas usualmente no se dan cuenta de cómo esos estados colorean su realidad y sus acciones en el mundo. Muchos de esos estados se forman a temprana edad y reflejan mejor las experiencias pasadas de una persona. Entender el mapa de identidad subjetiva puede ayudar a explicar las acciones de una persona. Esto puede ser particularmente útil si las acciones de una persona parecen, en la superficie, ser incompatibles o incongruentes.

El concepto básico detrás del descubrimiento de esos estados de identidad es ayudar a la gente a tener alguna comprensión de si mismos y entonces usar el Proceso de Curación de Metáforas Personificadas (ver el número de Julio de 2002, de Anchor Point) para ayudar a la gente a tener un sentido subjetivo de si misma más congruente. Es también útil si este sentido subjetivo del ser está alineado con el yo central más profundo. La tabla I es un ejemplo de un Mapa de Identidad Subjetiva.

Tabla I: Mapa de Identidad Subjetiva

Etiqueta de Referencia Personal

Metáfora Personalizada

Ubicación de la Metáfora  

Área de Influencia  

Emoción Asociada

---------------------

---------------------

---------------------

---------------------

---------------------

Juan

esfera  

centro de la cabeza

solo la cabeza

inteligente

yo
mi
yo mismo

bola redonda
hueco en el corazón
cobija tibia

en esfera
corazón

centro del cuerpo

cabeza
solo el cuerpo
todo

inteligente

k ­, débil
seguro

Juancito  

todo tibio

centro del cuerpo

todo

bueno

tu
alma  

encogiéndose
sensación vaga  

todo el cuerpo
fuera del cuerpo

todo
no estoy seguro  

pequeño
bueno/vago

 

El Proceso de Curación de los Estados de Identidad

Paso 1

Haga una lista de los pronombres personales, nombres, y otras etiquetas de referencia personal que el individuo usa. Asegúrese de incluir el sentido subjetivo del yo espiritual usando el término con el que el cliente se sienta más cómodo. No disponer de un sentido subjetivo del yo espiritual puede causar problemas. El individuo puede experimentar una sensación de que hay algo que falta o que no pertenece a, o que no es digno de.

Paso 2

Para cada etiqueta de referencia personal, encuentre la metáfora personificada y su ubicación dentro (o fuera) del cuerpo. Esto se hace pidiéndole a la persona que piense acerca de o que diga en silencio (en su mente) cada etiqueta de referencia personal y entonces se elicitan las submodalidades kinestésicas. Una vez elicitadas, se pregunta: “Écomo qué?” para descubrir la metáfora personificada. Por ejemplo, si la submodalidades kinestésicas se están moviendo, son grises y en el estómago, la pregunta sería “¿Y moviéndose, gris, y en el estómago, como qué?” La metáfora personificada podría ser una Nube Gris en el Estómago. Nube Gris es ahora el nombre de la metáfora a ser curada.

Paso 3

A continuación pídale al cliente que determine el área de influencia. Buenas preguntas a hacer son: “¿Y que partes del cuerpo son influenciadas por una luz amarilla tibia?” o “¿Y al luz amarilla tibia influye en todo el cuerpo o solo una parte?” La metáfora podría estar fuera del cuerpo y podría parecer que no ejerce ninguna influencia.

Paso 4

Pregúntele al cliente cuál emoción está conectada a cada estado. A veces esas emociones pueden ser muy sutiles y el cliente podría no ser capaz de dar una etiqueta específica. En ese caso, simplemente asígnele una K+ a las positivas, una K- a las negativas, o llámelas neutras, si fuera el caso. La gente puede usar términos de “no-emoción” tales como “pequeño” o “difuso”. Lo importante aquí es obtener alguna información acerca de cómo la etiqueta de referencia personal influye en cómo el cliente percibe el mundo.

Paso 5

Analice los resultados de la información obtenida del Mapa de Identidad Subjetiva. En nuestro ejemplo de la Tabla I, Juan tiene tres estados que están localizados en la cabeza y que solo influyen en la cabeza. Cuando está en esos estados, Juan podría tener la tendencia a enfocar sólo los aspectos mentales y a “sobrepensar” los problemas. Tiene una mezcla de emociones. Las emociones negativas no parecen ser fuertes (yo, débil; tu, pequeño) y aún cuando esas emociones no sean fuertes, pueden limitar a Juan en cuanto a tomar acciones congruentes hacia sus metas. El otro punto es el yo espiritual de Juan. El estado es positivo, aunque él no tiene un sentido sólido del estado. Curar este estado puede tener un profundo efecto en Juan para que se sienta más a gusto en el universo y más merecedor de la abundancia de la vida. El propósito del paso 5 es ayudar al cliente a que sus conductas el pasado tengan más sentido, a que no las tome en forma tan personal y a prepararlo para la posibilidad de un futuro diferente.

Paso 6

Use el Proceso de Curación de Metáforas Personificadas para transformar cada metáfora antigua aprendida en una metáfora previa saludable. Esta metáfora saludable más joven es entonces ofrecida como la oportunidad de crecer y convertirse en un estado integrado apropiado a la edad. Algunas personas podría necesitar estados aparentemente positivos porque, aunque el estado sea positivo, podría aún contener algunas limitaciones para la persona. En otras palabras, el estado podría ser aún mejor.

Paso 7

Una vez que todas las metáforas han sido curadas, vaya de nuevo a través del proceso de elicitar las etiquetas de referencia personal. Esto asegurará que todos los estados de identidad listados han sido curados y son congruentes. A continuación pregunte si hay cualquier etiqueta de referencia personal adicional que necesita curación. El resultado final debería reflejar varias metáforas personificadas que incluyan a toda la persona, que tengan una emoción positiva y que sean capaces de trabajar juntas hacia resultados positivos. Es beneficioso para esos estados incluir el yo espiritual. El paso final es hacer acompasamiento futuro preguntado cómo esos cambios afectarán el futuro.

Los pasos en el Proceso de Curar Metáforas Personificadas ayuda a mover a la persona hacia un núcleo del yo más profundo. Para resumir, el primer paso es hacer la lista de las etiquetas de referencia personal. Para cada etiqueta se reúne la siguiente información: la metáfora personificada, la ubicación física en el cuerpo, el área de influencia y la emoción asociada. Cuando se ha completado la tabla, se cura cada metáfora personificada usando el Proceso de Curación de Metáforas Personificadas.

Después de completar este proceso, un hombre comentó que “Aún no estoy seguro de a dónde voy, pero al menos todas mis partes van juntas en la misma dirección”. Mucha gente percibe una sensación de ser más congruente después del proceso. Otro subproducto es que cierto número de personas ha comentado que su diálogo interno se hace más silencioso.

El próximo paso en el proceso es curar los estados subjetivos de la personalidad. Estos son los estados que reflejan nuestra interacción con el mundo, y cuando esos estado son curados, alineamos nuestras acciones en el mundo con nuestros estados más profundamente esenciales. Curar estado2 subjetivos será cubierto en un futuro número de Anchor Point.

Copyright © Donna Weber, 2002

Donna Weber es una consejera licenciada y Master Practitioner en PNL. Ella trabaja con individuos y con empresas en su práctica privada. Donna puede ser contactada por el teléfono (251) 990-3621 o el email webercounseling@earthlink.net

Traducido al español por Pedro Henriquez, Master Practitioner & Trainer en PNL, email: henriquez@cantv.net