Make your own free website on Tripod.com

 

CONSTRUYENDO EL AUTO-CONCEPTO

Por Steve Andreas

 

Cada uno de nosotros tiene una vasta riqueza de recuerdos de experiencias de muchos tipos diferentes. Cuando pensamos acerca de nosotros mismos, seleccionamos algunas de esas experiencias, las agrupamos y las representamos en alguna forma particular. Aunque hay amplias generalizaciones acerca de cómo la gente hace esto, cada uno de nosotros lo hace con nuestra propia estructura individual de submodalidades. Elicitando la estructura de una persona, se hace fácil construir un nuevo elemento de auto-concepto usando la misma estructura, pero con diferente contenido. Sin embargo, esto es apropiado sólo si la persona no tiene ya un auto-concepto negativo acerca del mismo contenido.

Cuando alguien dice, “Yo no soy digno de ser amado”, eso indica que la persona piensa de si misma que no merece ser amada, que tiene un concepto negativo sobre esa cualidad. Si usted fuera a tratar de construir un concepto positivo, sería muy difícil, porque habría un conflicto con el auto-concepto negativo que ya está allí. Si fuéramos a tener éxito con esto, crearíamos conflicto e incongruencia.

Algunas personas son ya ambivalentes de esta forma. Algunas veces se sienten dignas de ser amadas y algunas veces no, y con frecuencia simplemente tienen la duda.

Si una persona piensa de si misma que merece ser amada, eso indica que tiene un elemento positivo de auto-concepto con respecto al contenido “ser amado” (o cualquier otra cualidad). Desde que tiene este conocimiento interior, no necesita que otros se lo digan, y cuando otros le expresan su aprecio, la persona puede disfrutar por completo de la confirmación adicional.

Cuando alguien dice “Yo no pienso de mi misma como alguien digna de ser amada”, nosotros necesitamos más información para estar seguros de su experiencia interna. Ella podría estar diciendo que tiene un auto-concepto negativo. O podría querer decir lo que expresan sus palabras, sencillamente que no tiene un auto-concepto positivo (o negativo). La persona sabe lo que significa “digna de ser amada”, pero no ha ensamblado experiencias (sean positivas o negativas) que le proporcionen información acerca de si es digna o no de ser amada. Por conveniencia, llamaré a esto un “conjunto nulo” o “vacío”. Ya que la persona no sabe si es digna o no de ser amada, típicamente le pide confirmación a los demás. Pero cuando logra el soporte de otros, no dura mucho, porque no tiene manera de almacenar esa información. Recibir la confirmación externa es como recibir agua en un tamiz, donde pasa a través y desaparece. De esta manera, probablemente la persona pronto volverá a pedir la confirmación, y a menudo es descrita por otros como “insegura”, “necesitada” o “dependiente”.

Este es el único caso en el cual lo apropiado es simplemente ensamblar experiencias en un auto-concepto positivo deseado, un método que fue descrito originalmente en Corazón de la Mente (1). La transcripción que sigue es una demostración ofrecida en un Master Practitioner conducido en 1992, y está disponible en cinta de video (2). Yo había hecho una presentación introductoria muy parecida a la precedente, y cuando solicité un voluntario para hacer una demostración, Peter levantó su mano.

Steve: ¿Y qué es lo que te gustaría _____ ? (construir).

Peter: Bien, “digno de ser amado” me impactó.

Steve: OK, tu no crees que eres digno de ser amado.

Peter: No particularmente.

Steve: Yo creo que lo eres, así que acércate acá (Peter va al frente del salón). OK, ahora, cuando yo digo eso, ¿Qué haces tu internamente?).

Peter: (moviendo su cabeza de lado a lado y encogiendo los hombros) Me fui a una especie de “no”.

Steve. OK, ahora, si te fuiste a “no”, dame algo más. Mira, estoy verificando para estar seguro de que no es ninguno de esos (negativos).

Peter: Bueno, tuve una sensación de que tocó un espacio vacío.

Steve: “Un espacio vacío”. OK, eso suena bien. Porque si es uno de esos (conjuntos nulos), es como si no hubiera nada allí. No es que haya una negación. Y a medida que yo te percibo, yo no, yo no pensaría que tu piensas que no eres digno de ser amado.

Peter: No, realmente no. Es más, yo no pienso de mi mismo como no digno de ser amado; yo no pienso de mi mismo como digno de ser amado.

Steve: Si, eso está bien. Eso es lo que queremos. ¿Tiene sentido que yo esté chequeando un poquito aquí? Porque quiero estar seguro de que es uno de esos (conjuntos nulos). ¿Qué sucede si tu simplemente sigues adelante y construyes uno de esos (positivos) y no debilitas uno de esos (negativos)?… Piensa sobre eso. Ahora… estoy hablando en serio. Este es un punto importante. Si alguien tiene una creencia negativa, si piensa que era indigno de ser amado, y yo construyo aquí una creencia de que es digno de ser amado, ¿entonces qué?… Ahora has obtenido un problema de partes. Mucha gente tiene suficientes conflictos tal como son, ¡no les fabriquemos más! (a Peter) Piensa en algo que tu crees que es verdad, de ti mismo.

Peter: (asintiendo) Yo creo que soy inteligente.

Steve: Inteligente. Bien. ¿Y estás bastante seguro de eso, correcto?

Peter: (asintiendo) Si (se ríe).

Steve: Si (con actitud divertida). Nosotros no dijimos “arrogante”, dijimos “inteligente” (más risas). OK. Ahora, lo que me gustaría saber es ¿Cuál es tu evidencia? ¿Cómo representas esta sensación sobre ti mismo, de ser inteligente?

Peter: mmm…jmmm (risas). Realmente no estoy seguro. Mmm ¿es como algo que estuviera dentro de mi?… (señala hacia su oído izquierdo). Tengo una voz que me dice “Yo soy inteligente”.

Steve: OK. Así que hay una pequeña voz allí. Ahora, ¿Cuál es la evidencia? Veamos, una voz es solo una voz, ¿correcto? Entonces hay una voz a tu izquierda que dice “soy inteligente”. OK. Y eso está bien; yo no estoy en desacuerdo con eso. Yo solo quiero saber cuál es la evidencia. ¿Cómo se sabe que ese es el caso?

Peter: Otras personas me lo han dicho.

Steve: Bien, yo no confío en otras personas, ¿Y tu?

Peter: (asintiendo). Si.

Steve: ¿Tu si? De manera que todo lo que yo tengo que hacer es decirte que tu eres digno de ser amado y de ahora en adelante…

Peter: Me imagino que si lo oigo suficientes veces.

Steve: Suficientes veces. OK. Y así…

Peter: Si. Ahora eso tiene sentido. Porque esto que estabas diciendo, es parecido a lo que yo siempre he querido que mi esposa me diga, que cuánto me ama. Y su experiencia es que eso es realmente excesivo (risas).

Steve: Si (risas) (dirigiéndose al grupo) esto es lo que queremos. Esto es lo que queremos. Lo hemos logrado de las dos maneras, porque lo dos chequeos acaban de ser completados con éxito. Uno es que él tiende a buscar confirmación de otros, y el segundo es que si yo le digo que digno de ser amado, es como que si no lo procesa. Es como “Bien, mmm, es como si no hubiera nada”. Y eso es lo que queremos. OK, excelente. (A Peter) Ahora, en términos de “Yo soy inteligente” ¿Tu tienes un recuerdo auditivo de muchas personas diferentes diciendo eso, en muchos contextos diferentes? ¿Es esa la evidencia?

Peter: (Asintiendo) Si, y mmm, He hecho muchas cosas en las cuales he conseguido una confirmación externa.

Steve: OK. Entonces, mientras oyes esas cosas, tomemos una, ¿Puedes pensar en una en particular, donde alguien diga, “Dijiste algo inteligentemente”, o algo parecido?

Peter: (Asiente)

Steve: Un recuerdo auditivo. ¿Qué tipo de cosas podría ese recuerdo decir?

Peter: Recuerdo a mi padre diciendo “No puedo imaginar de dónde obtuviste toda esa inteligencia”.

Steve: Oh, eso es bonito. ¿Tu lo oyes? Es una presuposición. “No puedo imaginarme de dónde obtuviste toda esa inteligencia”. También hay una comparación implicada allí, que él no es tan inteligente. Él está diciendo que su padre le dijo que él era más inteligente que su padre.

Peter: Eso creó un montón de cosas extrañas dentro de mi, porque yo siempre había creído que él era mucho más inteligente que yo. Así que eso fue un verdadero… (Peter luce sorprendido).

Steve: Cuando él dijo eso. Tómalo, OK. (Al grupo) Estoy simplemente tomando nota de esto, porque quiero recordarlo. A veces tu obtienes algo bueno como esto y es sencillamente maravilloso para enseñar. “Yo no puedo imaginarme de dónde obtuviste toda esa inteligencia”. Esa está muy buena. Yo quisiera que más padres hicieran eso. ¿Qué dicen muchos padres?… ¿Manteniendo la misma forma de la oración y solo cambiando unas pocas cosas? ¿Qué dirían muchos padres? “¿Cómo sería que lograste ser tan estúpido y tan obstinado?…” “Yo no se de donde sacaste esa estupidez”. OK, bien, no vamos a insistir en eso. (A Peter) ¿Y hay otros? ¿Puedes oír otras voces allí? Y lo que oigo de ti es que es importante de quien es la voz. ¿Es correcto?

Peter: (Asintiendo) Si.

Steve: Si quien te dijera eso fuese simplemente un hombre en la calle ¿Importaría tanto? ¿Sería tan motivante?

Peter: No sería tan motivante, pero aún causaría efecto.

Steve: OK. De manera que aun sería parte de ello. OK. Bien.

Peter: Mientras más inteligente sea la persona que lo está notando, mayor es el impacto.

Steve: Seguro. Así que la fuente es importante. OK. ¿Cuántas voces tienes allí, tu piensas? Tu dijiste que eran muchas, recordadas, gente.

Peter: (Agitando la cabeza). Yo no se, pero a mi mente vino el número de cincuenta.

Steve: Cincuenta. OK. Eso es de una persona meticulosa, ¿Correcto?

Peter: Me imagino.

Steve: OK. Bien. Correcto. Ahora, ¿Algo más en términos de evidencias? Está esta voz que te da el mensaje, y está la evidencia detrás de eso, de todas esas diferentes personas, diciendo ese tipo de cosas. ¿Algo más?

Peter: Umjú. Hay. Cuando me preguntaste primero, yo no tenía nada, particularmente ninguna imagen. Era más algo auditivo. A medida que me preguntas ahora, puedo recordar imágenes de cuando yo fui y acepté mis grados, y tengo certificados colgados en las paredes que me permiten saberlo.

Steve: Y si tu oyes la voz de tu padre diciendo esta frase “Yo no se de dónde sacaste toda esa inteligencia”, ¿Hay alguna imagen junto con eso?

Peter: (Agitando la cabeza) mmm, no. Sólo su imagen, quiero decir, solo él diciéndolo. Puedo recordar la situación en la cual él dijo eso.

Steve: Bien, si, pero tu tienes eso. ¿Es esa una voz llorando en solitario o tienes una imagen que la acompaña cuando él lo dijo? (Peter es inglés, por lo que tiene sentido que su representación sea primariamente auditiva, pero estoy chequeando si lo visual también está presente, lo cual es usualmente más prominente para los norteamericanos).

Peter: (Asintiendo) Yo creo que lo auditivo es mucho más importante que lo visual.

Steve: OK. Magnífico. Bien. Ahora voy a hacerte otra pregunta, que te puede parecer un poco extraña. “¿Hay algún contraejemplo allí?” ¿Hay algún…?

Peter: (con una amplia sonrisa y agitando la cabeza) No. De una forma si y de una forma no. Quiero decir que a veces hago cosas que son de alguna manera estúpidas, pero (agitando la cabeza) eso no cambia la creencia. Por alguna razón eso no tiene un impacto.

Steve. OK. Eso está muy bien. (Al grupo) Ahora quiero hacer algo, un tipo de experimento, y quiero que me digas como va. Cómo sería si tuvieras una voz allá dentro, al menos, digamos, o dos, o tres que dijera “De vez en cuando metes la pata”.

Peter: Está bien.

Steve: ¿Está bien? OK. Lo que estoy haciendo aquí es algo que, es una forma de evitar la pomposidad. Es maravilloso tener generalizaciones, pero todas las generalizaciones fallan en alguna parte. Aún la persona más inteligente del mundo, sin importar cuál escojas, va a decir algo tonto o se va a comportar y tontamente, o algo parecido. Si la persona tiene solamente ejemplos positivos en su generalización, entonces podrían pensar “Todo lo que digo es oro. Todo lo que hago es perfecto, todo lo que hago es correcto”.

Peter: (Agitando la cabeza). No.

Steve: (al grupo). Este no es el caso aquí. OK. Y una de las maneras en que puedes hacer eso (proteger contra la pomposidad) es construir deliberadamente contraejemplos de la generalización. Es maravilloso disponer de una generalización muy sólida. El tiene cincuenta (ejemplos); algunas personas tiene (solamente) uno. Hay el viejo chiste del tipo que todos los indios caminan en una sola fila, porque una vez vio a uno (risas).

Y esta es toda un área que es fascinante de explorar, en términos de auto-concepto, y generalizaciones en general. Debido a que el auto-concepto es simplemente una generalización acerca del yo. Algunas personas hacen generalizaciones basadas en un solo ejemplo. Una persona hace una cosa y ellos dicen “Ah, es ese tipo de persona” porque lo vieron una sola vez, es justo como una realidad de “una línea”. Y otros son mucho más precisos y tiene que obtener un grupo completo de ejemplos, para poder hacer la generalización.

¿Alguna vez vieron a alguien que creía que era realmente, realmente inteligente y otras personas no estaban de acuerdo? Desafortunadamente los clientes no llegan diciéndole a usted “Yo, simplemente, soy demasiado pomposo, y me gustaría que usted cambiara eso? (risas). Ellos no lo hacen. Es parecido a que si una persona deprimida cree que nada funcionará, no acudirá donde usted a conversar sobre eso, porque piensan que de todos modos no funcionará. De manera que allí hay algunos bucles en los cuales la gente puede caer con cierto tipo de problemas, en los que no caerán por si mismos. Alguien puede llevarlos allí, una esposa, un hijo, hija o alguien, pero la misma persona no lo percibe como un problema (o que es posible una solución).

Muchos de los marcos que hemos tenido en la PNL que hemos estado enseñándoles, es que se presupone un cliente voluntario, alguien que viene y dice “Estoy “lastimado”, mi vida no está funcionando, quiero que me ayuden”. Hay otras cosas como esa que son un poco más difíciles de manejar, porque usted le hace el favor a alguien de convencerlo de que hay un problema (o de que es posible una solución).

Steve (a Peter): OK, regresa a éste ahora. Lo que quiero proponer que se haga, y quiero saber si tienes alguna objeción, es construir el mismo tipo de representación de que eres digno de ser amado.

Peter (enfáticamente): ¡No hay objeciones! Un montón de voces dentro de mi están diciendo “¡Si, si, si!”

Steve: Y a tu esposa también le gustará. Ahora, tu sabes dónde oyes esas voces y que tan fuerte, y los detalles del “soy listo” o “soy inteligente”. Y quiero hacer esto de la forma siguiente, porque creo que así funcionará mejor. Tu tienes esto: la generalización más grande es “Yo soy listo”. Quiero construir esa última. Antes de hacerlo, quiero construir esos otros ejemplos específicos del pasado. No tiene que ser que tu eras “digno de ser amado”, esa palabra no tiene que estar allí. Podría ser, ¿sabes? “Hiciste algo muy cariñoso con ese niño” o “Fue un agradable regalo el que me diste” o cualquier cosa. Y quiero que te tomes el tiempo, uno a la vez, para construir cincuenta de esos. Y cuando tengas cincuenta, me los das, y entonces construyes este, la voz principal que te hace saber que “Soy digno de ser amado” o “Soy una persona cariñosa”, o como quiera que te guste decirlo. Las palabras no son importantes, excepto como lo sean para el individuo, porque algunas palabras funcionarán mejor para un individuo. ¿Tienes alguna pregunta sobre esto? (Peter: No). OK. Hazlo (Peter cierra los ojos).

Justo busca en tu memoria… y por supuesto tu mente inconsciente puede participar totalmente en esto… para pensar en diferentes épocas de tu vida… y al igual como fue importante que era inteligente la persona que dijo que tu eras inteligente… probablemente sería importante que la persona que dice esas cosas… sea alguien inteligente, digna de ser amada, o que tiene algo que tu respetas a lo largo de esas frases. ¿Tiene sentido? (Peter asiente). OK, tómate tu tiempo… Gradualmente ensambla, una por una… voces que dicen sinceramente y congruentemente… te dan su reconocimiento por ser cariñoso, digno de ser amado… (hay una pausa de 26 segundos, mientras Peter encuentra y ensambla los ejemplos).

Y yo no creo que tu realmente tengas que contar hasta cincuenta.

Peter (con una voz más baja, asintiendo): No, yo solo estaba obteniendo una sensación de que el proceso estaba completo.

Steve: De manera que tienes una sensación de que está completo. También puedes agregar más en tu tiempo libre, o cuando esperas el autobús, o algo por el estilo. OK, ahora, ¿ya construiste la voz aquí que sumariza todo?

Peter (asintiendo): umjú. (Suavemente) Ella dice “Soy digno de ser amado”.

Steve: “Soy digno de ser amado”. Bien. Eso está bueno. Y también me gusta el tono de voz.

Peter (con una gran sonrisa): Así es. A mi también me gusta.

Steve: Ahora. ¿Eres una persona digna de ser amada?

Peter (suavemente): Si.

Steve: ¿Cómo se siente eso?

Peter (sonriendo): muy extraño.

Steve: Si. Lo será al principio. Es como una gran cantidad de cambios que son extraños al principio, pero es un extraño agradable, ¿verdad?

Peter: Si. Es como pensar acerca de mi mismo en una forma diferente… ¿Sueno diferente?

Steve: umjú. (miembros del grupo manifiestan estar de acuerdo).

Peter: Porque inclusive para mi, mi voz suena diferente.

Steve: Umjú. Tiene más profundidad. Es un poco más baja.

Peter: ¡Ooooh! (con una ancha sonrisa) Gracias.

Steve: OK, ¿Cómo se siente ahora? Ahora que has tenido tanto como veinte segundos para acostumbrarte? (risas).

Peter: Umm, es un tipo de sensación como un montón de cosas rebotando dentro de mi. Y, un poquito inestable. Y yo creo, yo tengo, la cosa más grande es un tipo de sensación de maravilla total. (suavemente) Es como ¡guao!

Esta sesión, incluyendo los puntos de enseñanza al grupo, tomó diecisiete minutos. Alrededor de tres minutos después, Peter comentó: “La sensación que estoy teniendo ahora, a medida que iba hacia atrás en el tiempo era un montón de eventos que venían, como “Oh, allí está un ejemplo de eso” y “Ese es otro” y “Allí está otro”.

Lo que sigue es una descripción de una entrevista con Peter dos semanas después, el día siguiente del Día de los Enamorados.

Steve: entonces han transcurrido dos semanas, Peter, desde que hicimos el asunto de ser digno de ser amado, y me preguntaba si has notado algún cambio, y especialmente tu habías mencionado algo que yo creo, que tu te habías abstenido de preguntarle a tu esposa si ella te amaba y todo ese asunto, o si ella ha notado algo.

Peter: No estoy seguro de si ella se ha dado cuenta de qué ha cambiado. Yo ciertamente estoy consciente de ello y me siento mucho más independiente. Es como exactamente eso, no necesito ese feedback constante. Y el asunto que resultó interesante fue, que por supuesto el día de San Valentín es un momento especial para esto. Y ayer yo recibí regalos verdaderamente grandiosos, del Día de los Enamorados, muchos de ellos en fila, que realmente me mostraron con claridad cuánto se preocupa ella por mi. Y eso, por si mismo, fue una diferencia, que yo realmente noté. Quiero decir, tuvo un impacto. Por otro lado, antes de que yo tomara conciencia de todo eso y exclamara “Ahhh, bien” (Peter gesticula con su mano izquierda como si casualmente lanzara algo por encima de su hombro izquierdo) y de alguna manera fluyera sobre mi cabeza (gesticula sobre su cabeza).

Steve: Ese es un gesto simpático (se ríe) (imitando) “¿Tu me quieres?” “Si” (copia el gesto de Peter) (risas).

Peter (sonriendo y asintiendo): Eso no es posible. Whsst. (Peter repite el gesto). Así que ahora yo esta realmente notando todo hasta que punto, y…

Steve: Tu realmente podrías saborearlo, y experimentarlo, mas que simplemente descartarlo (Peter asiente). Excelente.

Peter: Si, eso estuvo muy bonito. La otra cosa que surgió, yo hice una presentación a un grupo de personas ayer, que creo no estaban particularmente abiertos al tipo de cosas que yo tenía que decir. Y me sorprendí de lo bien que fue todo, de la respuesta positiva que recibí de ellos. Fue una sensación verdaderamente positiva, y otra vez, yo no estoy seguro de como eso encaja, pero tengo la sensación de que tiene que ver. Es como que hay algo diferente acerca de qué estoy sacando para afuera en situaciones, o que me estoy permitiendo que regresen.

Steve: Quizás ambas.

Peter: Si. De manera que he sido grandioso. Lo estoy sintiendo.

Una semana después, entrevisté a Joan, la esposa de Peter. Al momento de la entrevista, Peter todavía no le había dicho nada acerca del trabajo que había hecho conmigo.

Steve: Bien, Joan, hace unas tres semanas hice un trabajo con tu esposo, Peter. Hace una semana le hice un poco de seguimiento y le pregunté si tu habías notado alguna diferencia en su conducta y el me respondió que no te había preguntado. Así que me imagino que el nunca te dijo que yo había hecho algún trabajo con él. ¿Es correcto eso?

Joan: No, él no me dijo acerca del proceso. Yo con tacto le pregunté que, tu sabes, que yo había notado cambios en él.

Steve: ¿Puedes decir que cambios son esos?

Joan: Oh, bien, fue sorprendente. Lo que estoy haciendo ahora es ir a la primera vez que él vino a través de la puerta después de tres semanas. Y yo noté de inmediato que hasta físicamente había habido un cambio. Había más energía en su caminar. Se le notaba más ligero, como si tuviera menos preocupaciones. Sus ojos eran más brillantes. Su cara no estaba tan tensa, estaba mucho más relajada. Su voz era más suave. Los cambios que yo he notado conductualmente en cómo interactuamos…

Steve: Si, eso es en particular lo que yo estaba interesado en escuchar.

Joan: Es mucho más divertido. El es más espontáneo y alegre. Es más gentil consigo mismo, no tan orientado a metas.

Steve: ¿Puedes pensar en algo específico que fuera diferente antes y después, o algo que sucedió durante las últimas dos semanas, que le no habría hecho antes, o algo parecido?

Joan: El escucha.

Steve: ¿El escucha?

Joan: Escucha. En lugar de ser tan evaluador como antes, como decir eso de correcto o incorrecto, fue como venir a un lugar más amoroso y comprensivo… donde no había correcto ni incorrecto. El estaba sencillamente escuchándome.

Steve: Te gustan los cambios.

Joan: Oh, ¡Amo los cambios! Son maravillosos. Interactuamos mucho más, en forma alegre. El es más “liviano”, más feliz.

Steve: Más agradable estar cerca de él.

Joan: Oh, chispeante, si, muchísimo más agradable estar cerca de él. Me encanta eso.

Steve: Excelente. ¿Algo más? Entonces te diré que fue lo que hicimos.

Joan: Es como que él, y lo sigo diciendo, es como si él se quisiera más a si mismo e igual a todo el mundo, es más capaz de participar.

Steve: Eso ha hecho una gran diferencia.

Joan: Oh, una diferencia increíble. ¡Si, yo realmente, tu sabes, si!

En la conversación que continuó a esta entrevista videograbada, Joan mencionó otros dos cambios en Peter. Uno fue que él había jugado por un largo tiempo con un niño que los había visitado y él nunca había hecho eso. Ella también dijo que Peter no se había preocupado más si ella quería hacer algo por su cuenta. Si ella iba a estar afuera por toda la tarde, el no necesitaba saber a dónde iba y no necesitaba llamarla para saber cuándo iba a regresar.

Este es solo un ejemplo de la amplitud del impacto en la conducta, que tiene hacer cambios en el auto-concepto, un pequeño elemento de mi modelaje sobre cómo nosotros construimos y mantenemos generalizaciones acerca de nosotros mismos. Una versión de este artículo será parte de un libro por aparecer, Recreating Your Self (en preparación)*.

Resumen para la Construcción del Auto-Concepto

1. Contenido. Identifique lo que al cliente le gustaría saber acerca se si mismo como una parte estable de su identidad.

Este patrón funciona mejor con una capacidad o cualidad de tamaño intermedio: tenacidad, lealtad, confiabilidad, inteligencia, honestidad, etc. Si el cliente quiere una habilidad de conducta más específica, tal como la habilidad para conducir un vehículo o pilotear un avión, es imperativo hacer un chequeo muy a fondo de la ecología, ya que ese cliente ¡podría no haber estado nunca detrás del volante o dentro de la cabina del avión!

2. Verificación. Asegúrese por completo de que el cliente no tiene una representación de si mismo teniendo esa cualidad. Proceda solamente cuando usted tenga la firme evidencia de que el cliente no tiene ya un auto-concepto negativo o ambivalente, que estaría en conflicto con las cualidades positivas que le gustaría tener.

3. Patrón positivo. Elicite la estructura de submodalidades que el cliente usa para representar un cualidad fuertemente positiva. Esto incluirá una representación sumaria que sirva como referencia rápida, y también una base de datos de ejemplos específicos que soportan esa generalización. La base de datos muy a menudo estará primariamente en el sistema visual, pero puede incluir cualquiera (o todos) de los otros. Si la base de datos es primariamente kinestésica, asegúrese de que incluye los aspectos táctiles y propioceptivos y no solo los meta-kinestésicos (emociones y sensaciones evaluativas).

4. Construyendo la nueva cualidad. Usando el patrón positivo como un modelo, elicite los recuerdos apropiados de la nueva cualidad deseada, y haga un ensamblaje de ellos, en el formato del patrón positivo. Después de hacer esto, construya una representación sumaria de la cualidad.

5. Verificación. Simplemente pregunte, “¿Es usted _________?” y observe muy de cerca las respuestas del cliente, poniendo especial atención a lo no verbal. Si la respuesta del cliente es ambivalente o ambigua, regrese algunos pasos y recoja información. La dificultad más probable es que su verificación del paso 2 no detectó una representación negativa o ambigua, preexistente. Mientras que hay otras maneras efectivas de manejar esta situación, no son apropiadas para este procedimiento.

REFERENCIAS

1. Andreas, Connirae y Andreas, Steve. Corazón de la Mente (Capítulo 3) (1991) Editorial Cuatro Vientos.

2. Andreas, Steve. “Building Self-Concept” (1992). Video disponible en NLP Comprehensive, 12567 W. Cedar Dr. Lakewood, CO 80228

© Copywright Steve Andreas 2001

Steve Andreas ha estado aprendiendo, enseñando, investigando y desarrollando métodos de PNL por los últimos 24 años. El es el autor de Virginia Satir: The Patterns of Her Magic, y una antología Is There Life Before Death y es co-autor (con su esposa Connirae) de Corazón de la Mente y Cambia tu Mente y Mantén el Cambio. El vive con su esposa y sus tres hijos adolescentes en las estribaciones de las Montañas Rocosas cerca de Boulder, Colorado. Dirección: 1221 Left Hand Canyon Dr. Boulder, CO 83302. email: andreas@uswest.net

Traducido al español por:
Pedro Henríquez
Master Practitioner & Trainer en PNL
email: henriquez @cantv.net

NOTA ADICIONAL: Este artículo fue la base para uno de los capítulo del último libro de Steve Andreas, que fue publicado y salió a la venta en Diciembre de 2002. Es un libro extraordinario y altamente recomendable para quienes estén en el mundo de la PNL